Esta semana Robert Usach nos habla de la relación entre preparadores físicos y nuevas tecnologías. ¿Una moda pasajera o un tándem con futuro?

“Mide lo que sea medible y haz medible lo que no lo sea” podría ser una cita de algún gurú visionario contemporáneo, pero es de Galileo Galilei de hace unos 400 años. Esto explica que a veces debamos fijarnos en el pasado para orientarnos de cara al futuro.

En el ámbito del preparador físico, como en el de muchas otras disciplinas, la verdadera revolución no está en los “nuevos métodos” de entrenamiento (a menudo no tan nuevos como nos pretenden vender), sino en cómo los preparadores físicos y las nuevas tecnologías han de ir de la mano para registrar, cuantificar y analizar todas las variables que sean de interés.

Preparadores físicos y nuevas tecnologías forman un tándem perfecto ya que los primeros pueden saber gracias a las segundas cómo reacciona el organismo de cada uno de sus deportistas cuando es sometido a distintos esfuerzos, es decir, la relación que existe entre la respuesta fisiológica (carga interna) y la causa física que la provoca (carga externa).

Esa alianza entre preparadores físicos y nuevas tecnologías permite que estos profesionales cuenten con multitud de sensores que les permiten registrar tanto variables físicas (fuerzas, aceleraciones, velocidades, desplazamientos, potencias…) como variables fisiológicas (frecuencia cardíaca, consumo de oxígeno, temperatura…).

Esos sensores no son los únicos que unen a preparadores físicos y nuevas tecnologías. El quid de la cuestión está en cómo esos preparadores tratan los datos obtenidos de esas tecnologías, en cómo los analizan y sobre todo en cómo los aplican.

La unión de preparadores físicos y nuevas tecnologías hace que dichos preparadores se parezcan cada vez más a investigadores de laboratorio y no a instructores que dictan ejercicios.

Las competencias en el registro metodológico de datos, su tratamiento y análisis y sobre todo el uso posterior de esos datos son cada día más importantes, diferenciando a los profesionales que entienden que preparadores físicos y nuevas tecnologías van de la mano, haciendo del entrenamiento un proceso científico, de aquéllos que solo se dedican a cansar a sus deportistas mediante ejercicios y métodos de moda.

Creemos que para aplicar fatiga no es necesaria ninguna formación, mirando Instagram y Youtube es suficiente. La formación de un buen preparador físico es aquella en la que preparadores físicos y nuevas tecnologías son inseparables. ¿A qué esperas para elegir la tuya? Consulta nuestra agenda de cursos y seguro que encuentras el que mejor se adapte a tus necesidades formativas.

¡Hasta la próxima!

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *