Formaciones especificas fitness

Formaciones específicas que te diferenciarán en el fitness

Uno de los aspectos más gratificantes de nuestro sector es la mejora de la autoestima generamos en nuestros clientes mediante el conjunto de conocimientos que ofrecemos en nuestro servicio. Paralelamente, la incesante búsqueda de respuestas a fin de satisfacer las necesidades de demanda del mercado, así como la adaptación a las nuevas tecnologías y el compromiso adquirido para y con los compañeros de profesión son características que definen la personalidad de entrenadores, formadores y la comunidad del sector. Hablamos pues de formaciones específicas que te posicionarán dentro del fitness.

Motivos más que suficientes para no dejar de crecer y de ampliar conocimientos a través de formaciones que te diferenciarán del resto de entrenadores. La titulación básica (técnico de sala, entrenador personal, actividades dirigidas, etc…) son esenciales, representan la base, los sólidos cimientos indispensables en la dirección correcta.

Pero…

¡Siempre existe un pero! ¡Exacto! A menudo sientes que podrías dar mucho más de sí, ampliar tu radio de acción, aumentar tu eficiencia y la de los que te rodean. Y la pregunta asoma a todas horas: ¿Cómo revertir esa sensación? La respuesta está delante de ti: 

Con la formación especializada, un pilar básico para que tu progreso y profesión sean un éxito. La ACSM, pionera en estudios de identificación de tendencias en el sector fitness dicta en sus encuestas anuales que, año tras año, surgen nuevas modalidades de entrenamiento (este 2021 el 1r puesto lo ocupa el entrenamiento online) y ese detalle es tan relevante que se convierte en un indicador 100 x 100 fiable de hacia dónde se dirige el sector.

El cliente, usuario del gym y quien contrata tus servicios confiando en tus aptitudes ya no se conforma con hacer ejercicio, seguir un programa de 4 días a la semana y disfrutar de una salud óptima. Como nosotros, se ha vuelto más exigente. Sus metas, motivos y prioridades evolucionan, como lo hace la sociedad. Prueba, acierta y se equivoca, se orienta de nuevo y finalmente decide qué tipo de entrenamiento es el más indicado para el/ella según el momento y sus circunstancias personales. El tiempo, el trabajo, la edad y su estado YA no son excusa para no entrenar. Se han convertido en los primeros interesados en avanzar, mejorar e integrar un estilo de vida que les satisface. Requieren nuestra atención en base a nuestros conocimientos, en diferentes ámbitos y con sus propias particularidades. Por ello, es nuestro deber dar lo mejor de nosotros y ampliar nuestra formación.

Como muestra de ello, unos ejemplos de las especializaciones más interesantes y/o demandadas en los últimos tiempos:

  •  Especialista en entrenamiento para la mujer

  •  Especialista en entrenamiento para personas con sobrepeso

  •  Formación avanzada en entrenamiento personal

  •  Entrenamiento para grupos reducidos 

  •  Entrenamiento de fuerza o alta intensidad

  •  Especialista en entrenamiento de adultos mayores

  •  Especialista en entrenamiento para personas con enfermedades oncológicas

Cada una de ellas suma adeptos a diario. A la vez, un creciente interés por dichas actividades indica que la demanda exige formación específica por parte de los entrenadores y formadores, motivo que significa una excelente noticia para el sector, que pluraliza su oferta y expande su mercado.

Crecer profesionalmente no es una obligación pero SÍ un deber si quieres mejorar tus aptitudes para lograr los mayores beneficios de tus clientes, expandir tus competencias en el sector y conseguir una formación integral con contenido de calidad y actualizada. Por eso hablamos hoy de las formaciones específicas en fitness.

La finalidad de todo ello es que el profesional del ejercicio físico tenga conocimiento de los diferentes perfiles del usuario y más allá de sus cualificaciones generales profundice en aquel campo concreto que se adapte a su entorno con mayores garantías de éxito. En contrapartida, no todos los entrenadores lo tienen claro a la hora de buscar esa especialización. A veces te encuentras con varias opciones, todas ellas atractivas pero no terminas por decidirte. Es momento de orientarte con algunas recomendaciones que te explico a continuación:

1) Busca qué tienen en común tus clientes y determina cuáles son sus objetivos.

2) Analiza a qué tipo de clientes quieres entrenar.

3) Escúchate a ti mismo, pon por escrito tus preferencias para facilitar tu nicho.

4) Cuenta con tus habilidades y experiencias como vehículo para diferenciarte de la competencia.

Conclusiones

Se suele decir que somos lo que proyectamos. En el sector Fitness este dicho define a la perfección nuestro propósito como profesionales al servicio de la gente. Y para exponer y disponer de nuestra mejor versión la implicación debe ser total, un viaje de constante aprendizaje, al lado de aquellos que representan los valores más humanos y el conocimiento adquirido a lo largo de los años en el entrenamiento y la ciencia del ejercicio.

Nueva llamada a la acción

Entradas recientes