Inbound Marketing aplicado al sector del fitness

“De fuera hacia adentro” 

 

Esa sería la idea que defiende el Inbound marketing, ya que, al contrario de la publicidad, no busca salir al mercado a promocionar sus productos y servicios, sino dirigirse al usuario de una forma no intrusiva y aportándole contenido de valor por tal de persuadirle.

Este tipo de marketing encaja muy bien en la forma de consumir de nuestra sociedad digital e hiperconectada, en la que el consumidor, antes de realizar cualquier compra, invierte tiempo buscando información, comentarios y valoraciones sobre el producto o servicio en el que está interesado.

El gran objetivo que persigue el inbound marketing es que sea el usuario quien se acerque a la empresa o a la marca en busca de la información que anda buscando. La clave del éxito está en transformar a los usuarios que se acercan a nuestra marca en busca de información a clientes, o utilizando un verbo más apropiado, “convertirlos” en clientes.

Hablemos ahora de los potenciales clientes que podríamos tener en el mercado del fitness. Este usuario suele responder a un perfil que busca estar informado sobre la oferta de su centro deportivo, comparándola con la de otras instalaciones, porque tiene interés sobre temas relacionados con el mundo del entrenamiento (salud, nutrición, etc.) por lo que trabajar adecuadamente el inbound marketing aplicado al sector del fitness puede ser muy beneficioso.

¿Y cómo debemos hacerlo?

Nuestra misión debe ser crear y difundir un contenido de valor que responda a los intereses de nuestros usuarios, como por ejemplo artículos, vídeos y otros contenidos de calidad. Si conseguimos ser una fuente de contenidos variados, actualizados y relevantes para nuestro público objetivo estaremos en el buen camino.

El contenido de valor que seamos capaces de crear actuará como un escaparate de nuestra empresa. Con él debemos captar la atención de nuestros potenciales clientes (o “prospectos”), por lo que debemos ser capaces de identificarlos y hacerles un seguimiento. 

Conocer a tus clientes

Para poder “conocerles” mejor, deberemos buscar la manera de que el usuario nos facilite sus datos de contacto. Para conseguirlos, normalmente deberemos ofrecerle algún contenido de más valor que un simple artículo o vídeo (como por ejemplo un e-book o una guía).

Una vez que tengamos los datos, podremos iniciar el contacto con nuestro potencial cliente. Entonces empezará el proceso de tratar de convencerle de los beneficios de nuestro producto mediante diferentes comunicaciones (este proceso se conoce como lead nurturing, lo que significa “nutrir al lead” o “alimentar” su interés). Al mismo tiempo, mediremos su grado de predisposición a la compra en base a distintas variables (características personales, interacción con nuestra web o respuesta ante nuestras comunicaciones).

¿Para qué sirve el nurturing?

 

Este proceso de lead nurturing nos permite filtrar y calificar a nuestros potenciales clientes en función de su predisposición a la compra, por lo que podremos focalizar nuestros esfuerzos en aquellos que están respondiendo mejor.

Mediante la publicación regular de contenido relevante para nuestra audiencia (artículos, guías, etc) también nos estaremos posicionando como expertos en nuestro sector, lo que mejorará la imagen de nuestra marca. Es por ello que siempre deberemos proporcionar información de calidad, o de lo contrario perderemos ventaja competitiva y oportunidades de negocio.

Algunos ejemplos concretos de INBOUND MARKETING aplicado al sector del fitness

 

En este tipo de marketing, las redes sociales son tus aliadas, por lo que deberías contemplar crear alguna campaña que pueda captar la atención de tus socios. Puedes empezar dirigiéndote a aquellos usuarios que no conozcan tus instalaciones.

¿Qué te parece compartir el testimonio de socios que expliquen su experiencia en el club y los beneficios que han obtenido en su vida gracias a la práctica del fitness?

Para otro perfil de público, como por ejemplo aquellas personas que ya conocen tus instalaciones pero todavía no han dado el paso de convertirse en socios, podrías pensar en captar su atención otros contenidos.

Utilizando tu web, puedes invitarlos a probar tu gimnasio durante un día a cambio de rellenar un formulario con el que obtendrás los datos de un perfil muy interesante. 

 

¿Y qué podemos hacer con aquellos que ya han probado la experiencia de entrenar en tu gimnasio pero que siguen sin inscribirse?

 

Quizás deberías despertar en ellos la necesidad de formar parte de tu club mediante una oferta especial o un descuento hecho a medida. Podrías ponerlo en relación con los beneficios que obtendrá de llevar un estilo de vida saludable.

A diferencia del outbound marketing, en el que la empresa sale al mercado en busca de nuevos clientes con acciones comerciales de promoción (mediante el uso de flyers, llamadas a puerta fría, demostraciones de producto…) el inbound marketing nos permite optimizar tiempo y  dinero.

Además, el inbound marketing permite a las empresas tener el control del contenido y sobre todo, tener muy claro a quién se dirigen los mensajes, lo que nos permite adaptarlos mejor y así ser más eficaces.

En una era en la que los datos nos permiten conocer en detalle el comportamiento de nuestros potenciales clientes,  invertir nuestros esfuerzos en una estrategia de inbound marketing atractiva y coherente será nuestra mejor tarjeta de presentación.

 

                           Nueva llamada a la acción

Entradas recientes